header-image

El drama de los refugiados: Un llamamiento al cambio de rumbo. En Europa y en Alemania

Als PDF-Datei öffnenEl drama de los refugiados/as nos ha puesto políticamente al límite. El objetivo de una convivencia amistosa en la Europa de la diversidad desaparece hoy por obra de los egoísmos nacionalistas y de una política inhumana de exclusión. También Alemania enfrenta un reto gigantesco que comporta inseguridad para muchas personas, y que tan sólo podrá ser superado si los responsables políticos tienen valor y determinación suficientes para tomar rumbo hacia un proyecto común sostenible, justo y robusto. Sin embargo, al faltar actualmente la necesaria coherencia para este cambio de orientación y de planteamiento, el resultado es un clima en el que la preocupación se convierte en miedo ante el colapso, la enajenación, la estafa. Fomentar el miedo no beneficia en Europa y en Alemania sino a partidos xenófobos, populistas y de extrema derecha.

Tan sólo saldremos de este callejón sin salida político si entendemos la crisis de los/las refugiados/as como un llamamiento. Este pone repentinamente el foco sobre los errores políticos y las omisiones del pasado. Porque la falta de voluntad para la cooperación solidaria en Europa es el resultado de un camino controvertido que la Unión Europea emprendió hace años y que ha convertido a los Estados miembro en competidores, introduciendo una división entre países más fuertes y más débiles. A la casa europea le falta el fundamento social y solidario. Y en Alemania se hace evidente hasta qué punto es erróneo el mantener una política en la que ‘balance 0’ es más importante que una convivencia sostenible. Así la crisis de los emigrados/as nos recuerda de manera brutal, hasta qué punto es prioritario un cambio radical en el rumbo político.

Puentes en lugar de muros

El cambio de rumbo comienza de inmediato si hay un gran programa humanitario europeo. Aquellos y aquellas que huyen de la guerra y de la miseria no pueden seguir siendo condenados a huir hacia Europa porque las organizaciones de Naciones Unidas sufran de una vergonzante falta de fondos. Precisan en su propia región de medios para vivir, para formarse, para tener un empleo. Al mismo tiempo, se han de asegurar, en estrecha cooperación con NNUU, rutas de escape ordenadas y posibilidades legales para emigrar a Europa. La Unión Europa no se puede convertir en una fortaleza frente a personas que huyen de la persecución y del terror de las bombas, independientemente del país al que se dirijan. Europa fracasaría con ello, tanto política como moralmente. Europa tan sólo podrá solucionar sus problemas políticos, si hace frente a su propia responsabilidad combatiendo las razones que empujan a las personas a huir, y no se hace dependiente de gobiernos como el de Turquía. En el plano moral cualquier tipo de exclusión contraria al derecho internacional pisotea los valores europeos ¡La convención de NNUU sobre el estatuto de los refugiados y el derecho fundamental al asilo no han de tocarse!

Escapar del callejón sin
salida de la austeridad

En vez de gastar dinero en regímenes fronterizos, en muros y alambradas, habría de encararse de una vez de manera constructiva la superación del inmenso reto que afronta Europa. Hoy más Estados miembro de la Unión Europea pueden ser animados y apoyados financieramente para tener la capacidad de acoger de manera solidaria a los y las refugiadas, respetando el derecho internacional. Para ampliar la coalición de los países europeos que quieran acoger, la UE podría establecer por ejemplo un programa extraordinario financiado con bonos de proyecto que facilitara el acceso a viviendas, escuelas, hospitales y empleos y al que podrían presentarse comunidades que tengan una especial disposición a la acogida. Esta sería, al mismo tiempo, una aportación a una iniciativa de inversión europea que no se subordinara a las reglas del pacto fiscal, defendido dogmáticamente por el gobierno federal. Estas reglas inhiben desde hace años el desarrollo económico en muchos países europeos, comportan daño social y ecológico, especialmente en el sur de Europa, y despiertan cada vez mayores dudas sobre la legitimidad democrática de las decisiones políticas que se toman. Inversiones estratégicas, por ejemplo en la protección del medio ambiente, facilitan a los países más afectados por la crisis nuevas vías de crecimiento ecológico sostenible y suponen, al mismo tiempo, una eficaz prevención de motivos que, el día de mañana, pueden empujar a buscar refugio.

Cambiar de rumbo con
inversiones de futuro en Alemania.

La integración de aquellos y aquellas que han buscado refugio en Alemania ante la Guerra, la miseria y la persecución política exige respuestas valientes e inteligentes. Tan sólo tendrá éxito si forma parte de una renovación de la infraestructura social que esté al servicio de todas las personas que viven aquí.

En primer lugar los Länder, pero sobre todo los municipios han de recibir el apoyo financiero del gobierno federal, en la medida necesaria para poder iniciar importantes inversiones en el futuro. Para todas las personas que viven en Alemania hoy, o que vivirán en el futuro, es importante que nuestro sistema educativo, empezando por el preescolar, sea modernizado y ampliado. Necesitamos más trabajadores cualificados en los servicios públicos y necesitamos que estén mejor pagados. También necesitamos más vivienda disponible para todos en las zonas de concentración urbana. Las inversiones necesarias en la sostenibilidad de nuestro modelo común no pueden ser sacrificadas al mantra de la ‘austeridad’. Considerando los bajos intereses, la financiación de inversiones públicas por parte del estado, resulta hoy más favorable que nunca antes. Más allá, la capacidad de actuar del estado precisa poner coto al fraude fiscal, y establecer una fiscalización justa, especialmente sobre los ingresos financieros y las grandes fortunas. No se puede permitir que el desarrollo favorable del mercado de trabajo sea utilizado para reducir los estándares sociales o para abusar del salario mínimo legal. La difícil integración de los y las refugiadas en el mercado de trabajo tan sólo funcionará si le sirve a todos las personas que tienen o que buscan un trabajo en Alemania.

Así creceremos

Los éxitos de la AfD y el gran número de ataques de la extrema derecha no pueden ocultar que la gran mayoría de la sociedad alemana comparte una disposición a ayudar, y que es social y culturalmente receptiva. El compromiso social demuestra vigor y creatividad, que son los motores más fuertes que existen para la cohesión social y para el progreso social. Es en esta sociedad civil solidaria en la que se ha de apoyar una política decidida e inteligente.

Si cambiamos de rumbo con la cabeza y con el corazón, todos podremos crecer: a nivel humano, social y económico. Si ahora invertimos en nuestro futuro, Alemania será, dentro de 10 años, un país más fuerte, más justo socialmente y más sostenible ecológicamente sostenible de lo que es en la actualidad. Con un cambio de rumbo como este, Alemania puede ayudar a generar en otros países más confianza en el futuro de Europa: ¡Es posible una Europa solidaria, democrática y social!

Sign here

Appell zum Umsteuern

[signature]

1,902 signatures

Teilen Sie unseren Appell mit Ihren Freundinnen und Freunden | Share this with your friends:

   

Ihre Unterschrift wird dem Appell hinzugefügt und ist demnächst in der Liste der Unterzeichner/innen sichtbar.

d_flag gb_flag f_flag e_flag
Erstunterzeichnende aus der Politik

Gesine Agena, Bündnis90/Die Grünen, Mitglied des Bundesvorstands

Klaus Barthel, MdB, SPD

Heinz Bierbaum, MdL im Saarland, Die Linke

Dr. Franziska Brantner, MdB, Bündnis 90/Die Grünen

Reinhard Bütikofer, MdEP, Bündnis 90/Die Grünen, Ko-Vorsitzender der Europäischen Grünen Partei

Katja Kipping, Die Linke, Vorsitzende

Cansel Kiziltepe, MdB, SPD

Dr. Matthias Miersch, MdB, SPD

Beate Müller-Gemmeke, MdB, Bündnis 90/Die Grünen

Lisa Paus, MdB, Bündnis 90/Die Grünen

Dr. Simone Peter, Vorsitzende von Bündnis 90/Die Grünen

Bodo Ramelow, Ministerpräsident von Thüringen, Die Linke

Claudia Roth, MdB, Bündnis 90/Die Grünen, Vizepräsidentin des Deutschen Bundestages

Dr. Gerhard Schick, MdB, Bündnis 90/Die Grünen

Dr. Angelica Schwall-Düren, SPD, Staatsministerin a.D.

Ullrich Sierau, SPD, Oberbürgermeister von Dortmund

Dr. Ralf Stegner, MdL in Schleswig-Holstein, stellv. Vorsitzender der SPD

Dr. Axel Troost, MdB, stellv. Vorsitzender Die Linke

Johanna Uekermann, Bundesvorsitzende der Jusos in der SPD

Heidemarie Wieczorek Zeul, Bundesministerin a.D., SPD

Harald Wolf, MdA in Berlin, Die Linke

Andrea Ypsilanti, MdL in Hessen, SPD

Gabi Zimmer, MdEP, Vorsitzende der Linksfraktion GUE/NGL

Erstunterzeichnende aus Gewerkschaften und Verbänden

Frank Bsirske, ver.di, Vorsitzender

Hugo Braun, attac

Annelie Buntenbach, DGB, Mitglied des geschäftsführenden Bundesvorstands

Kai Burmeister, IG Metall

Michael Ebenau, IG Metall

Dr. Peter Eigen, Gründer von Transparency International

Thomas Gebauer, Geschäftsführer medico international

Dr. Dierk Hirschel, ver.di

Olivier Höbel, IG Metall

Institut Solidarische Moderne

Dr. Andreas Keller, GEW, stellv. Vorsitzender

Jörg Köhlinger, IG Metall

Andrea Kocsis, ver.di, stellv. Vorsitzende

Wolfgang Lemb, IG Metall

Hartmut Meine, IG Metall

Klaus Pickshaus, IG Metall

Michaela Rosenberger, Gewerkschaft NGG, Vorsitzende

Armin Schild, IG Metall

Dr. Hans-Jürgen Urban, IG Metall

Peter Wahl, Vorsitzender WEED – Weltwirtschaft, Ökologie & Entwicklung

Frank Werneke, ver.di, stellv. Vorsitzender

Erstunterzeichnende aus der Wissenschaft

Prof. Elmar Altvater, Sozialwissenschaftler

Prof. Hans-Jürgen Bieling, Politikwissenschaftler

Dr. Reinhard Bispinck, Sozialwissenschaftler

Prof. Gerhard Bosch, Sozialwissenschaftler

Prof. Christine Brückner, Erziehungswissenschaftlerin

Prof. Klaus Busch, Politikwissenschaftler

Dr. Mario Candeias, Politikwissenschaftler

Prof. Frank Deppe, Politikwissenschaftler

Prof. Klaus Dörre, Sozialwissenschaftler

Prof. Sebastian Dullien, Wirtschaftswissenschaftler

Prof. Andreas Fisahn, Rechtswissenschaftler

Prof. Björn Hacker, Wirtschaftswissenschaftler

Prof. Rudolf Hickel, Wirtschaftswissenschaftler

apl. Prof. Martin Höpner, Politikwissenschaftler

Prof. Gustav Horn, Wirtschaftswissenschaftler

Prof. Ute Klammer, Sozialwissenschaftlerin

Dr. Steffen Lehndorff, Sozialwissenschaftler

Prof. Birgit Mahnkopf, Sozialwissenschaftlerin

Prof. Jürgen Neyer, Politikwissenschaftler

Prof. Andreas Nölke, Sozialwissenschaftler

Prof. Thomas Sauer, Wirtschaftswissenschaftler

Prof. Gesine Schwan, Politikwissenschaftlerin

Prof. Mechthild Schrooten, Wirtschaftswissenschaftlerin

Dr. Thorsten Schulten, Sozialwissenschaftler

Prof. Michael Schumann, Sozialwissenschaftler

Weitere Persönlichkeiten

Dr. Joachim Bischoff, VSA-Verlag

Uwe-Karsten Heye, Autor und Publizist

Dr. Hans Misselwitz, SPD

Peter Ruhenstroth-Bauer, Rechtsanwalt, Staatssekretär a.D.

Wilfried Schmickler, Kabarettist

Stefan Stache, spw, Chefredakteur

Johano Strasser, Schriftsteller

Konstantin Wecker, Liedermacher

Seit der Veröffentlichung haben diesen Appell u.a. unterschrieben

Wissenschaftlicher Beirat von attac (38. Sitzung)

Jürgen Peters, ehem. 1. Vorsitzender der IG Metall

Ulrich Eckelmann, General Secretary, IndustriAll European Trade Union

Udo Schiefner, MdB, SPD

Fabio De Masi, MdEP, Die Linke

Ralf Kapschack, MdB, SPD

Ute Finckh-Krämer, MdB, SPD

Ulle Schauws, MdB, Bündnis 90/Die Grünen

Benjamin-Immanuel Hoff, Chef der Staatskanzlei Thüringen

Matthis W. Birkwald, MdB, Die Linke

Petra Pau, MdB, Die Linke, Vizepräsidentin des Deutschen Bundestagstags

Delara Burkhardt, stellv. Bundesvorsitzende der Jusos in der SPD

Stefan Brauneis, stellv. Bundesvorsitzender der Jusos in der SPD